Ir al contenido principal

RebiDose

Hasta hoy no sabia  que existía Rebidose y hoy ha sido el primer día que lo he probado: ¡Quién me iba a decir la última vez que me inyecté ( el pasado lunes ) que la siguiente lo iba a hacer de esta manera!, me ha sorprendido totalmente.

Por circunstancias que no vienen al caso, mi madre hoy ha ido al Hospital a recoger mi cajita mensual de doce inyecciones de Rebif 44 y después se ha pasado por mi casa y me ha dejado la medicación el la nevera. Cuando he llegado a casa y he abierto el frigorífico, he visto una caja de Rebif 44 tres veces mayor a lo habitual, lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido: ¡que guay, ahora no vienen sólo 12 inyecciones vienen más, así no tendremos que ir tan a menudo a recoger la medicación al hospital!, pero mi cara ha cambiado de repente cuando la he abierto y he visto las inyecciones tan grandotas y la preparación con la que vienen, ¡madre mía!, me ha entrado un poco de pánico. Al principio mi primer pensamiento ha sido: “¡pues yo con eso no me pincho!”, “¡hombre acostumbrada a ponerme cada dos días mis súper dardos!”, que nos es por nada pero se me da de lujo, vamos que hago diana un día si y al otro también, jejeje…

Después de leerme las instrucciones y ver como tenía que hacerlo, no he podido resistirme y no me he esperado a esta noche que es cuando normalmente suelo jugar a los dardos, me la he puesto a las siete de la tarde y…¡ole, menudo invento!, no me he enterado de nada, ni del pinchazo, ni del líquido.., con razón dicen que las apariencias engañan. Que duda cabe que no es grato el tener que pincharnos, pero por otro lado si nos lo facilitan un poquito pues es de agradecer.

Si antes, por mi experiencia personal, animaba a la gente a medicarse, ahora tengo otra razón más para seguir haciéndolo. En fin, sólo quería compartir con todos vosotros mi experiencia con Rebidose.

Comentarios

  1. Me alegro mucho. Todo va cambiando siempre para que podamos mejorar nuestra calidad de vida. Un besito

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado, y gracias a él te resulte más facil pincharte.

    ResponderEliminar
  3. Hola, me alegra que hayas iniciado este blog. Siempre es un placer conocer personas tan positivas como tu.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno Irene! Me alegro que no te moleste!
    Yo me inyecto todos los días con Copaxone. En algunos lugares me duele mas que en otros, pero siempre esta ese pequeño dolor...
    Ojalá que todas las medicaciones avancen y ya no sea tan feo inyectarse.

    ResponderEliminar
  5. Ah... y felicitaciones por el blog! Me encantó leerte y encontrarte. Sos una persona muy positiva!!!
    Te seguire leyendo!

    ResponderEliminar
  6. Te he encontrado por casualidad y al leer tu entrada me has emocionado, eres valiente, con un alma llena de luz, y además muy positiva. Me encanta el haberte hallado, llevas la esperanza en tu corazón.

    Un abrazo con una lluvia de felicidad para ti.

    ResponderEliminar
  7. Hola, he llegado aquí buscando información sobre esto porque me ha pasado lo que a tí, hace dos días me llega mi madre de la farmacia del hospital con este pedazo de caja... Yo nunca quise usar el inyector, me daba más miedo que pincharme yo. Todavía no lo he usado.

    ResponderEliminar
  8. Mañana me van a recoger la medicación (normalmente lo hago yo), así es que me ha venido muy bien estar avisada de que puedo encontrarme cambios.

    A tí, Irene, gracias por normalizar esta enfermedad que tenemos, y ayudarnos a que no sea ella la que nos tiene a nosotros.

    A Cristina, de una superfóbica a las agujas como yo, que con el rebismart estoy aprendiendo a afrontar mi miedo y que, según cuenta Irene, el rebidose no es pero, sino al contrario.

    A todos, felices fiestas y próspero interferón nuevo.

    ResponderEliminar
  9. Perdón, quise decir "el rebidose no es peor, sino al contrario". A veces cambio de orden las letras al escribir y las palabras al hablar.

    ResponderEliminar
  10. Hola, soy Cristina de nuevo. Por si alguien llega hasta aquí como yo, quería decir que en mi experiencia desde entonces hasta ahora el Rebidose es FA-BU-LO-SO. :-)
    Saludos y Salud para todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡NO SE VE, PERO EXISTE!

En diversas entradas del blog he ido nombrando y hablando de todas las herramientas por así decirlo, de todos los aliados que tengo a mi lado para que nunca vaya por delante y no me domine mi gran compañera de viaje. Son mis grandes soldados que me ayudan a luchar y a mantenerme lo más firme posible. En ocasiones alguna que otra derrota tengo, pero siempre he logrado sobrevivir y sigo teniendo a fecha de hoy las ganas y fortaleza para seguir luchando.


Sin embargo, nunca suelo hablar de ellos pero, hoy quiero dar a conocer a los soldados con los que cuenta ella en esta gran lucha, soldados que no los ves venir de frente, que no sabes en qué momento te van a atacar y lo peor de todo que no tienes ni idea de hasta cuando estarán presentes, porque no matan, pero hieren y en ocasiones causan heridas muy profundas, heridas que son visibles e invisibles. Sobre las que se ven poco puedo decir, porque a la vista están y hablan por sí solas. Hoy quiero destacar y dar a conocer las INVISIBLES, aqu…

EN QUE PIENSAS, CUANDO PIENSAS?

Te has parado a pensar cuáles son tus pensamientos cuando piensas? Así empiezo mi entrada de hoy con esta pregunta un tanto liosa pero a la vez muy importante en cada uno de nosotros.No sé cuál será tu respuesta pero en mi caso, yo no le prestaba la atención que se merece a la mayoría de pensamientos que inundan mi mente a diario y no solo que no prestaba atención, sino que no imaginaba que podían influir a tantos niveles en mi vida. Mucha gente que me conoce sabe que suelo ser lo más optimista que puedo y enfrentarme a los retos de la vida de la mejor manera posible, pero también saben que como todo ser humano tengo mis debilidades y atravieso malos momentos. Hace tres meses empecé a notar mis piernas con sensaciones extrañas. Casi cuatro años mi compañera de viaje ha estado ausente, llegue incluso a pensar que se había ido en otro vuelo para siempre, pero ha venido a visitarme y recordarme que sigue presente en mi vida. Aunque no sea plato de buen gusto tenerla conmigo en estos días, h…

BLANCO O NEGRO

Nunca dejará de sorprenderme como un día al levantarme lo veo todo negro y otro día me levanto y lo veo todo blanco. Creo que no soy a la única que le pasa, ¿verdad?

Muchas personas al leer estas primeras líneas ya estarán pensando: "porque hay días que amanecen nublado o lloviendo", "porque hoy es lunes", "porque he pasado una mala noche", "porque he discutido con un amigo", "porque tengo una enfermedad", "porque no llegó a final de mes"..., y muchas más que podría nombrar. Ahora que leo todas las que acabo de escribir os confieso que en los últimos años de mi vida he experimentado todas y como resultado he vivido días muy negros, lo cual como es de suponer me ha restado bastante. 
No es agradable vivir cada una de estas situaciones, unas más duras que otras, y no podemos evitar, en la mayoría de los casos, que sucedan, pero tengo una buena noticia al respecto y es que,
aunque estas situaciones sean inevitables no significa …