Etiquetas

viernes, 20 de mayo de 2016

BLANCO O NEGRO



Nunca dejará de sorprenderme como un día al levantarme lo veo todo negro y otro día me levanto y lo veo todo blanco. Creo que no soy a la única que le pasa, ¿verdad?

Muchas personas al leer estas primeras líneas ya estarán pensando: "porque hay días que amanecen nublado o lloviendo", "porque hoy es lunes", "porque he pasado una mala noche", "porque he discutido con un amigo", "porque tengo una enfermedad", "porque no llegó a final de mes"..., y muchas más que podría nombrar. Ahora que leo todas las que acabo de escribir os confieso que en los últimos años de mi vida he experimentado todas y como resultado he vivido días muy negros, lo cual como es de suponer me ha restado bastante. 

No es agradable vivir cada una de estas situaciones, unas más duras que otras, y no podemos evitar, en la mayoría de los casos, que sucedan, pero tengo una buena noticia al respecto y es que,
aunque estas situaciones sean inevitables no significa que no podamos enfrentarnos a ellas.

Para este enfrentamiento tenemos a nuestra disposición una gran patrulla de soldados que nos pueden ayudar y lograr ganar la batalla en la mayoría de las ocasiones. Esta patrulla está a disposición de toda persona que quiera solicitarle su ayuda. Para contactar con ella primero os aconsejo que os pongáis en contacto con el capitán llamado ACTITUD POSITIVA. En función de cómo sean nuestras conversaciones con el capitán y el acuerdo al que lleguemos así serán los resultados. Si el capitán se siente motivado, el resto de soldados: CONFIANZA, ILUSIÓN, DISCIPLINA, ESPERANZA, SOÑADOR, ALEGRÍA, NUTRICIÓN, ESPIRITUAL, ENTUSIASMO..., también lo estarán.

Os aconsejo que probéis. Al principio el capitán y yo no llegábamos a un buen acuerdo, pero poco a poco confío más en el y le hago más caso y así tengo casi siempre súper motivados a la mayoría de sus soldados a mi alrededor, y creerme que muchas de las batallas, incluidas las más duras, soy capaz de superarlas y lograr levantarme y tener en mi vida más días blancos y llenos de luz. 


"El mayor descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden cambiar de vida cambiando de actitud". William James.

sábado, 13 de febrero de 2016

¡QUE BIEN ME SIENTO!


          ¡¡Que malestar general tengo!!, ¡¡me noto el cuerpo agarrotado!!, ¡¡el pinchazo de ayer me dejó cao!!..., y así decenas y decenas de pensamientos por mi cabeza, hasta que un día dije: ¡¡¡ BASTA !!!, hasta aquí hemos llegado!

            Cuando era una adolescente y estaba en el instituto, me gustaba el deporte, tenía la suerte que la gimnasia que practicábamos era súper divertida y muy variada, pero fue acabar el instituto y en mi vida se acabó el ejercicio. A los pocos meses me diagnosticaron la enfermedad y después de superar un brote muy agresivo, poco a poco me fui recuperando y me adentré en la rutina de los estudios universitarios, al cabo de unos años trabajo, novio y después marido, casa, hijos..., y qué pasó con el ejercicio?, nada de nada, entre otras cosas porque yo pensaba que hacer ejercicio no me vendría bien.

            Siguiendo los consejos de mi neuróloga, decidí hace unos meses, hacer algún tipo de ejercicio y de entre todos los que puedo realizar me encanta el pilates y el yoga. Procuro sacar tiempo de mi agenda e ir al gimnasio dos veces en semana para asistir a las clases, porque desde que hago ejercicio me encuentro mucho mejor. También me estoy animando a
realizar otros ejercicios y a participar en otras clases, pruebo y en la que noto que me cuesta más pues la aparco para más adelante o la descarto, pero lo más importante es que estoy mejor y me siento bien. ¿ sigo con mis achaques?, pues claro que sí, pero al darle una poquita de marcha al cuerpo se ven y se sienten de otra manera.

            Existen muchos tipos de ejercicios que las personas con EM podemos hacer, no nos vale la excusa de: “ yo es que no puedo”, pues claro que si que podemos, que en muchos casos  no podemos hacer atletismo, ciclismo, tenis, correr..., pues no pasa nada, tenemos la natación, el yoga, andar, hacer estiramientos..., el ejercicio no consiste sólo en esfuerzo físico puro y duro, es también fundamental para nuestra salud y para nuestra mente.

            Desde aquí, quiero animar a todas las personas con EM que  les haya pasado algo parecido a mí, que cuanto antes se decidan a practicar algún tipo de ejercicio, estoy convencida que os hará sentir muchísimo mejor.


“El ejercicio es bueno para la mente, cuerpo y espíritu”. Susie Michelle.

viernes, 31 de julio de 2015

SONRÍE

Hay veces que salen solas sin ningún esfuerzo, otras veces cuesta mucho sacarlas a la luz, en otras ocasiones aparece tan forzada que mejor seria que no saliera y no olvidarnos de las falsas que son muy malvadas y dañinas.
Las mas puras y hermosas son las de la infancia, naturales y espontáneas sin maldad ninguna. Con el paso del tiempo, a medida que vamos creciendo nuestras sonrisas van disminuyendo, comienzan a aparecer situaciones no muy agradables, situaciones con las que no contábamos, unas mas duras que otras y la grandeza de nuestra sonrisa va decayendo. Dichas situaciones no las podemos evitar, son parte de la vida, pero cada uno de nosotros somos responsables de que aumenten o disminuyan nuestras sonrisas.
Cuando todo es favorable a nuestro alrededor es muy fácil y no cuesta ningún  trabajo que aparezcan, sin embargo lo complicado es ser capaces de hacerlo cuando en nuestra vida falla alguna o varias patas de la mesa. Por supuesto que no es sencillo, pero depende de cada uno de nosotros el levantarnos y plantarle cara a los problemas. 


Os mentiría si os dijera que a lo largo de todos estos años siempre le he sonreído a la EM. He tenido muchos momentos en los que ha conseguido que mi sonrisa se mantenga escondida, sobre todo al principio, pero después poco a poco me fui haciendo mas fuerte y me fui ocupando de alimentar y nutrirme con otras situaciones que tenía en mi vida muy favorables y me ha ido muy bien, porque algunas veces mi sonrisa tiene la intención de bajar la guardia, pero soy capaz de levantarla lo antes posible.
Está demostrado que una actitud positiva y alegre, sonreír, quererte, influyen de forma muy favorable ante los problemas y enfermedades, depende de ti como quieras afrontarlos.
Y como todo es contagioso, también es muy bonito que las personas que tienes a tu alrededor se copien y que tambien sonrían porque hasta la persona mas seria es capaz de sonreír y "nadie necesita tanto una sonrisa, como aquel que no tiene ninguna para ofrecer".



viernes, 19 de junio de 2015

GRACIAS EM


Si aunque parezca fuerte el decirlo, no me he equivocado en el enunciado de esta entrada, le doy las gracias a la EM.

A nadie nos gusta atravesar malos momentos. Las dificultades, las tragedias, los fracasos..., no las podemos evitar, son parte de la vida, nadie nos libramos de ellas, más intensas o más ligeras pero a todos nos toca sufrirlas a lo largo de nuestra vida.


Lógicamente yo no elegí tener EM y no me gustaría tenerla de compañera pero ya que me ha tocado la mejor opción desde mi punto de vista es llevarme con ella lo mejor posible. Al principio ella llevo los mandos y era la que dominaba la situación pero con el tiempo sin que ella se diera cuenta yo me fui haciendo mas fuerte mentalmente hasta que llego el día que por sorpresa conseguí enfrentarme a ella y logre llevar las riendas.

De vez en cuando trata de jugármela y aunque parezca que lo consiga al final siempre soy yo quien gana la batalla. 
Y por eso tengo que darle las gracias, porque quizás si desde los 19 años no la hubiera tenido de compañera de viaje no tendría la fortaleza que tengo ahora.


Soy consciente te de que me quedan muchas batallas por delante y he librado otras que no tienen que ver nada con la EM y en ese sentido me siento agradecida porque me han hecho mas fuerte y me han enseñado a saborear y a valorar mi día a día.

Mi consejo es que es muy importante que tengamos una buena nutrición mental y esta en cada uno de nosotros en ser felices o infelices junto a ella.
Gracias, gracias, gracias. 

"La gratitud no es solo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás" (Cicerón)


jueves, 14 de mayo de 2015

LA UNION HACE LA FUERZA


Un granito de arena por si sólo poco puede hacer y digo poco y no nada, porque si ese granito de arena tiene un espíritu optimista y alegre resultará más sencillo que pueda contagiarlo a otro o varios granitos de arena. A su vez éstos últimos pueden contagiar a otros más y así sucesivamente. Si el contagio ha sido muy extendido se puede conseguir una fuerza considerable y juntos lograr los objetivos que se propongan.

Así es AEDEMCR. Cuando hace unos meses aparecí por allí, una de las impresiones que me llevé y más me llamaron la atención fueron unos cuantos granitos de arena con un optimismo y calidad humana espectaculares fáciles de contagiar y sin dudarlo decidí unirme a ellos.

Me dan vitamina I. Se ha convertido en una de mis mayores ilusiones el trabajar junto a ellos y conseguir esos fantásticos objetivos que nos hemos propuesto alcanzar. No sabemos que nos tocará vencer y cuantas barreras nos encontraremos por el camino pero me llena de tranquilidad el saber que estamos juntos y que poco a poco vamos a conseguir atraer a más granitos de arena y lograremos formar una gran montaña.

Esta gran montaña podrá apreciarse desde una gran distancia y tendrá diversos caminos con fácil acceso para que puedas unirte a ella. ¡Anímate y déjate contagiar!

El próximo 27 de mayo será el día mundial de la esclerosis múltiple y tengo la fe y la esperanza de que si ese día miramos el mapa mundial se verá en cada país grandes montañas formadas por muchos granitos de arena cargados de ilusión y alegría todos juntos luchando por la esclerosis múltiple. 

" Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar." Henry Ford.

miércoles, 29 de abril de 2015

"CUANDO TU ESTAS BIEN EL MUNDO ESTA BIEN"


En los últimos meses, por varios motivos, me ha tocado atravesar momentos en mi vida no muy deseados. A pesar de poner todo por mi parte para afrontar las circunstancias del momento y de tratar de ser lo más positiva posible, he tenido momentos muy difíciles en los que veía que por mi misma no podría superarlos.

Decidí aliarme con la lectura y por suerte un día cayó en mis manos un gran libro que me ha ayudado y me ayuda bastante en mi día a día.
Es increíble como un libro ha podido aportarme tanto y ayudarme a ver las cosas de otra manera. Me siento muy afortunada.
Tanto si estás atravesando duros momentos como si estás bien, te recomiendo su lectura, estoy convencida de que te aportará bastante.
A mi me ha ayudado a estar bien y si yo estoy bien, el mundo está bien.

Desde mi blog quiero compartir con todos vosotros un pequeño fragmento del libro que os comento: "Donde tus sueños te lleven" de Javier Iriondo, sin dudarlo os lo recomiendo.


Un buen día dejaron a un cura al cuidado de un niño durante una tarde; era un niño revoltoso como él solo. Después de un par de horas, el cura estaba desesperado porque el niño no paraba un instante y se acercaba la hora del sermón. Como tenía que hacer algo para que estuviese entretenido, mientras hojeaba una revista se le ocurrió una gran idea: arranco una hoja de la revista en la que aparecía un mapamundi, la hizo añicos con cuidado y entregó los papelitos al niño diciendo:

-         Aquí tienes un rompecabezas, es el mapa del mundo, a ver si para cuando termine el sermón lo tienes montado.

El cura fue a cambiarse convencido de que el pequeño tendría para unas horas, si es que alguna vez llegaba a terminar el puzzle. El niño miró los trozos de lo que parecía una misión imposible, “arreglar el mundo”. Como los niños son curiosos, se fijó en el reverso de uno de los trozos y vio que era la cara de una persona. Entonces dio la vuelta a todos los trozos. Cogió una hoja y sobre ella comenzó a ensamblar aquel rostro desconocido. Cinco minutos más tarde, la cara estaba perfectamente montada, así que puso otra hoja encima del rostro y le dio la vuelta.

En ese momento el cura regresó ya preparado para ir a dar su sermón; tan sólo habían pasado cinco minutos cuando el niño orgulloso le mostró el mapamundi recompuesto. El párroco, sorprendido, no daba crédito a sus ojos y le pregunto:

- Pero ¿cómo lo has hecho? ¿Cómo has arreglado el mundo?
A lo que el ingenioso niño respondió:

- No, yo no he arreglado el mundo, eso era muy difícil, pero vi que detrás había una persona y cuando la persona estuvo bien, el mundo también lo estuvo.

Ése fue el sermón que dio el cura aquel día “Cuando tú estás bien el mundo está bien”, cuando tú estás bien el mundo parece estar mejor, por eso tienes que invertir en ti, para crecer, aprender y comprender; porque cuando te sientes bien emocionalmente, te sientes fuerte, con la capacidad para pasar a la acción, te sientes más seguro ante las situaciones a las cuales has de enfrentarte y más optimista de cara al futuro.

Fuente: Donde tus sueños te lleven (Javier Iriondo)

martes, 20 de enero de 2015

ILUSIONES

¿Qué son las ilusiones?, está claro que cada persona las puede definir y vivirlas como quiera, pero considero que es aconsejable darles la importancia que se merecen, pero no de manera esporádica, mejor hacerlo diariamente. Es uno de mis mayores pilares, por no decir que es el que más me sujeta y me ayuda a no desviarme de mi camino positivo y considero que las personas que no tienen ilusiones están muertas en vida. ILUSIÓN = VIDA. Para  mi, mi mayor ilusión es seguir teniendo ilusiones,
es una vitamina sin la cual mi organismo se vería alterado, ella nutre mi mente y mi espíritu constantemente.

Es maravilloso vivir la vida con ilusión, se vive más intensamente, lo adoro, me da la oportunidad de vivir los mejores momentos triplemente porque disfruto del antes, del durante y del después. 



A parte de mi tratamiento "Rebif 44" y una buena nutrición, es de vital importancia que en nuestra dieta, en nuestro día a día esté presente la vitamina I, la vitamina de la ilusión. Se de sobra que esta vitamina tendrá a lo largo de la vida los niveles en sangre alterados, pero no hay que preocuparse, es normal, eso será señal de que hay vida, pero debemos procurar que nunca nos falte y si por nosotros mismos no somos capaces de administrárnosla pues pidamos ayuda a los que están a nuestro alrededor para que nos presten una poquita, al igual que nosotros también deberemos prestarle a los demás cuando están faltos de ella.

"Una ilusión eterna, o por lo menos que renace a menudo en el alma humana, está muy cerca de ser una realidad". (André Maurois).