Ir al contenido principal

Perdón, qué problema?

Recuerdo un día de trabajo en la oficina y de repente recibí una llamada interna de un compañero. Me pidió si podía ir un momento a su despacho. Al llegar me presentó al representante de uno de los proveedores de mi empresa y mediante el pequeño diálogo que os pongo a continuación os cuento lo que pasó:

COMPAÑERO: - Irene te he llamado para presentarte a este señor, me acaba de comentar que su mujer tiene el mismo problema que tú!

IRENE: - Ah, que tal, encantada!, peroooo…¿qué problema tengo yo?

PROVEEDOR: - me acaba de decir tu compañero que tienes Esclerosis Múltiple.

IRENE: - Ah perdón, es que no sabía que tener EM era un problema!

COMPAÑERO: - Lo ves?, por eso quería que conocieras a mi compañera Irene.

A su mujer le acababan de diagnosticar EM. Estuvimos hablando de los síntomas que su mujer tenía,  sobre los tratamientos, la asociación de EM…, pero la conversación mayormente la centramos en la actitud del enfermo.


 Si desde un principio consideras que tener EM es un problema no creo que sea bueno este comienzo para afrontar la enfermedad. Por supuesto que todos hemos pasado en el inicio de nuestra enfermedad por momentos muy desagradables, incertidumbre y miedo a lo desconocido, y por supuesto que cuando nos dan los brotes lo pasamos mal y en cierto modo considero que tenemos derecho a desanimarnos e incluso en ocasiones a estar de mal humor, pero lo importante es que procuremos que solo sea en ocasiones.
No debemos mirar a la enfermedad como un problema, nos ha tocado y no nos gusta que esté ahí y es difícil hacerle frente, pero no imposible y si cada uno ponemos de nuestra parte todos acabaremos venciéndola.

Nos ha tocado tenerla de compañera, pero debemos ponerla en segundo plano y disfrutar de nuestra vida y de los que nos rodean y… “de problema nada, monada”.

Comentarios

  1. Irene, me he emocionado con tu relato, adelante con tu proyecto.

    ResponderEliminar
  2. Perdón...

    Me has dejado K.O....

    Cuanto que aprender de alquien tan cercano a mí...


    Un besazo Guapaaaaa

    ResponderEliminar
  3. Es maravilloso Irene lo que contás. La verdad, te tengo que ser sincera, yo lo veo como un problema, pero a partir de ahora intentare de dejar de pensar que lo es.
    Es buenísimo el ánimo que das.
    BEsos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡NO SE VE, PERO EXISTE!

En diversas entradas del blog he ido nombrando y hablando de todas las herramientas por así decirlo, de todos los aliados que tengo a mi lado para que nunca vaya por delante y no me domine mi gran compañera de viaje. Son mis grandes soldados que me ayudan a luchar y a mantenerme lo más firme posible. En ocasiones alguna que otra derrota tengo, pero siempre he logrado sobrevivir y sigo teniendo a fecha de hoy las ganas y fortaleza para seguir luchando.


Sin embargo, nunca suelo hablar de ellos pero, hoy quiero dar a conocer a los soldados con los que cuenta ella en esta gran lucha, soldados que no los ves venir de frente, que no sabes en qué momento te van a atacar y lo peor de todo que no tienes ni idea de hasta cuando estarán presentes, porque no matan, pero hieren y en ocasiones causan heridas muy profundas, heridas que son visibles e invisibles. Sobre las que se ven poco puedo decir, porque a la vista están y hablan por sí solas. Hoy quiero destacar y dar a conocer las INVISIBLES, aqu…

INCERTIDUMBRE

Durante estos 21 años he tenido brotes de todo tipo: más y menos intensos, unos que han remitido rápido, otros que han sido muy lentos, que sólo han afectado una zona del cuerpo otros que se han apoderado de varias y todos por suerte han ido remitiendo y dejando secuelas mínimas, pero si tengo que destacar algo de todos ellos y que me desespera es la llamada INCERTIDUMBRE.

Forma parte de mi vida el que día si y día no me note sensaciones y cosas raras, pérdidas de sensibilidad, adormecimiento, hormigueos, pérdidas de equilibrio... la continua fatiga y cansancio que mientras se van y vienen y no persisten pues te acostumbras y no les das tanta importancia pero... la cuestión es que cuando estas sensaciones llegan y deciden quedarse, cuando pasan horas y ahí siguen, y llega el día siguiente y parece que la sensación es un poco más intensa, entonces es el momento en el que pienso: "¿Me echabas de menos?"

Intento no obsesionarme y darme un poco más de tiempo antes de dar la voz …

EN QUE PIENSAS, CUANDO PIENSAS?

Te has parado a pensar cuáles son tus pensamientos cuando piensas? Así empiezo mi entrada de hoy con esta pregunta un tanto liosa pero a la vez muy importante en cada uno de nosotros.No sé cuál será tu respuesta pero en mi caso, yo no le prestaba la atención que se merece a la mayoría de pensamientos que inundan mi mente a diario y no solo que no prestaba atención, sino que no imaginaba que podían influir a tantos niveles en mi vida. Mucha gente que me conoce sabe que suelo ser lo más optimista que puedo y enfrentarme a los retos de la vida de la mejor manera posible, pero también saben que como todo ser humano tengo mis debilidades y atravieso malos momentos. Hace tres meses empecé a notar mis piernas con sensaciones extrañas. Casi cuatro años mi compañera de viaje ha estado ausente, llegue incluso a pensar que se había ido en otro vuelo para siempre, pero ha venido a visitarme y recordarme que sigue presente en mi vida. Aunque no sea plato de buen gusto tenerla conmigo en estos días, h…